Noticias

La tecnología española alumbra la batería más grande de Europa

El director general de Generación de Endesa, Rafael González, declara en este sentido:

«Esta empresa no solo sigue apostando por Portugal, como siempre lo ha hecho, sino que lo hacemos con un proyecto al que hemos dedicado mucho esfuerzo, trabajando para poner en marcha un innovador modelo de desarrollo renovable en el que las comunidades locales tengan un protagonismo real».

Endesa ha dado un salto de gigante en Portugal después de ganar el concurso para liderar uno de los proyectos de transición energética más ambiciosos al otro lado de la frontera. Renovables, hidrógeno verde y almacenamiento van de la mano a golpe de 600 millones de euros en Pego, perteneciente a la zona de Abrantes, en un proyecto en el que ha desempeñado también un papel clave Enel Green Power, la filial de renovables del grupo Enel al que pertenece Endesa. 

El proceso de hibridación que completará la planta permitirá utilizar los excedentes que no puedan ser gestionados por el sistema de almacenamiento, según ha confirmado el presidente de la filial portuguesa de Endesa, Nuno Ribeiro da Silva, dispuesto siempre a tender puentes con España como prueba de un iberismo real, no meramente cosmético.

Esta circunstancia se materializa debido a las facilidades que proporciona la legislación de Portugal en cuanto a esa hibridación de energía eléctrica. El resultado se reflejará en unos recursos potenciales con el fin de obtener 6.000 horas de producción. El dinamismo y la flexibilidad son mucho mayores en Lisboa y alrededores, por tanto, con menos corsés que se animan a las compañías a dar pasos como este. «Hemos elaborado planes y acciones concretos de sostenibilidad sobre el terreno para los emplazamientos en los que estamos desmantelando centrales eléctricas. Planes para mitigar los impactos, cambiar y transformar las economías locales. Y hacer la transición lo más limpia y justa posible», añade Ribeiro da Silva.

«Transcurridos tantos años desde que Portugal y España decidieron crear la Iberia de la energía, aún falta camino por recorrer para que nos beneficiemos de las ventajas de un verdadero mercado común. Hay profundas diferencias en la fiscalidad, lo cual incide sobre las diferentes tecnologías de generación y también sobre el IVA en las facturas de los clientes, por ejemplo. Nuestros dos países deberían disponer de un grupo de contacto permanente, con una guía de objetivos y datos, con la finalidad de establecer la convergencia de reglas», apunta. Es el faro que guía el bosquejo de las nuevas actuaciones de la destacada firma en este ámbito esencial en pleno siglo XXI.

UN RAYO DE SOL EN UN MAR DE INFLACIÓN

Como complemento al proyecto en Pego, Endesa desarrollará un proyecto solar flotante en la zona de Montalegre, muy cerca de la frontera con Galicia. La compañía se acaba de adjudicar este otro plan de actuación, que representará unos 115 millones de euros adicionales y debe estar operativo hacia 2026, de acuerdo con las previsiones.

Una doble apuesta portuguesa que no es ajena a las facilidades fiscales que esta y cualquier otra empresa encuentran bajo el paraguas de un Gobierno mucho más concienciado de la conveniencia de atraer inversiones en este sentido.

La operación marca también un hito en la crisis energética y en pleno rally de precios. «La subasta de energía solar flotante ha sido todo un éxito y Portugal ha batido un nuevo récord al establecer el precio de energía más bajo del mundo», señaló un portavoz del Ministerio de Medio Ambiente

Tenemos tu solución tecnológica